Estimular el lenguaje en niños pequeños

Estimular el lenguaje de un niño pequeño es posible y estrictamente necesario. El lenguaje es una función compleja ya que nacemos con las estructuras necesarias para hablar (boca, lengua, cuerdas vocales…) pero solo y exclusivamente mediante la interacción social con el entorno, el niño es capaz de desarrollar el lenguaje.

 

La comunicación está presente desde el nacimiento. El llanto es una llamada de atención al cuidador para alertarle de una necesidad por ejemplo, de alimento. Sin embargo, el lenguaje, tal y como lo conocemos, requiere de la interacción  social:  primero de escuchar y después de producir sonidos.

 

Escuchar para hablar

En primer lugar debemos nutrir la vía auditiva de los bebés y los niños pequeños.

  1. Escuchar música

Esto se puede hacer desde que el niño está en el vientre materno. Bajo este punto de vista han nacido algunas corrientes que animan a los padres a poner música clásica en el embarazo ya que los oídos se forman en los primeros meses de gestación.

  1. Cantar

Cantar a un bebé le ofrece información auditiva acerca del tono, timbre, ritmo…además la voz de la madre es especialmente atractiva para los bebés. Por esto, cantarle mientras meces a tu bebé es importantísimo, ya que le estás ofreciendo información vestibular y auditiva al mismo tiempo.

  1. Hablar

No dejes de hablar a tu hijo con un tono atrayente y que capte su atención. Llamarle por su nombre y “narrar” lo que está ocurriendo. Ofrecerle información verbal de los acontecimientos.

  1. Nombrar objetos

Nombrar aquellos objetos ( agua, vive, Tete ) y personas ( mamá, papá, Abu…) a los que está más familiarizados. Aunque el niño todavía no nombre por sí mismo, estas palabras se empiezan a categorizar y a comprender la asociación del término con un objeto.

 

La producción del habla

Desde el nacimiento los bebés tienen intención comunicativa pero en los primeros meses de vida esta comunicación va a verse acompañada del conocido balbuceo. Este balbuceo paulatinamente dará paso a los primeros términos (tata, mamá, papá tete…) que serán sus primeras palabras.

Os dejamos algunas actividades para estimular esta etapa.

  1. Nombrar los objetos habituales del niño.

Normalmente ellos tratan de repetir esta producción, pero naturalmente no será perfecta. Después de su intento, volver a repetírselo para que vuelva a escuchar la palabra de manera correcta.

  1. Leer cuentos

Los cuentos son una actividad conjunta en la cual les vamos a ofrecer una estimulación auditiva asociada a un estímulo visual. Es importante leer la historia y nombrar los objetos que aparecen en las ilustraciones.

Libros-para-desarrollar-lenguaje

  1. Bits de inteligencia

Son un material en el que se presentan las mimas imágenes de manera recurrente. Con el tiempo, el niño irá nombrando algunas de ellas.

 

Bits-de-inteligencia-de-frutas

  1. Animar a la comunicación

Muchas veces con un gesto o una mirada sabemos que es lo que quiere o necesita nuestro hijo y no le ofrecemos el espacio para pedirlo. Debemos intentar ser menos impacientes y esperar a que él lo pida porque de esta manera desarrolla las estrategias comunicativas y se exige poder nombrar sus deseos.

  1. Tener conversaciones.

Puede parecer absurdo tener una conversación con un niño que todavía no habla, pero en realidad le estas ofreciendo el aprendizaje social del lenguaje. Le estás enseñando la interrelación del orden en una conversación y proporcionando su hueco y espacio para que hable.

 

Recordar que el lenguaje es el resultado de las habilidades con las que nacemos y el ambiente. Sin duda, hay una gran variedad en los tiempos de aparición del lenguaje pero una rica estimulación favorece y fomenta su desarrollo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *