ESTIMULAR A MI BEBÉ (6-12 MESES) DESDE CASA

Estimular a tu bebé a partir de los 6 meses es posible y algo muy necesario. Antes de los 6 meses (post aquí) el bebé comienza a descubrir su cuerpo y que es un ser independiente al resto de lo que le rodea (puedes ver el post anterior). Pero a partir de los 6 meses, el bebé comienza a conocer el ambiente, a explorar el entorno y nosotros en casa debemos favorecer que así sea.

Preparar el entorno

Acondicionar la casa es fundamental, crear espacios abiertos, con obstáculos blandos (almohadones, peluches) y tapar y cubrir todo aquello susceptible de ser peligroso o dañar al bebé (tapar enchufes, protectores de esquinas de mesas, etc…).

Preparar el contexto

De nuevo, debe ser un momento en el que el bebé no tenga ni sueño ni hambre. Lo mejor es aprovechar las primeras horas de la mañana. Podemos hacer estos ejercicios dos veces al día, durante 15 minutos.

Ejercicios para estimular al bebé de los 6 a los 12 meses

Arrastre

Vamos a comenzar con el hito evolutivo (para conocer más puedes ver el post de los hitos evolutivos antes de andar) que comienza a emerger a partir de los  6 meses: el arrastre.

Para poder ayudar a nuestro bebé debemos estimular que el movimiento nazca desde los pies: que se empuje con el dedo gordo del pie. Por eso, tumbándole boca abajo, podemos colocar nuestras manos en la base de la planta del pie del bebé y ayudarle como si de una palanca se tratara.

Pie del bebé empujándose para arrastrarse

 

Pie del bebé apoyandose para arrastrarse

Llamar su atención con un juguete llamativo que le motive a moverse sería lo mejor.

 

Gateo

A partir de los 8 meses podemos empezar a estimular el gateo. Para gatear, el niño comienza a ponerse a 4 patas y “ensaya” la fuerza y el tono muscular haciendo un balanceo sobre sus cuatro patas. Nosotros le podemos colocar en esta postura y ayudarle a hacer este balanceo.

 

 

 

 

Posición de balanceo para gatear

 

Estimular la posición de balanceo del gateo

 

También, cuando queremos que comience a avanzar en la posición de gateo, le podemos sujetar con los dos antebrazos, uno justo por debajo de los brazos (lo que sería el pecho del bebé) y otro encima de las piernas (las caderas del bebé), como aparece en las imágenes. Así, sujetando al bebé, podemos ir avanzando lentamente y que el bebé comience a sentir el movimiento.

 

Cuando el bebé ya está preparado para avanzar en el gateo porque tiene suficiente tono podemos acompañarle en el movimiento. Nosotros mismos vamos a ponernos a gatear con el bebé justo delante de nosotros, envuelto con nuestro propio cuerpo. Nosotros empezaremos a gatear muy lentamente y el propio movimiento de nuestro cuerpo provoca que por inercia el bebé también gatee. Esta forma, además, le produce mucha seguridad al pequeño porque está más sustentado que si gateara solo.

 

Estimular los sentidos

A partir de los 6 meses, los sentidos se disparan y es la hora de poder utilizar juguetes más llamativos para poder incitar el movimiento. Un recurso muy bueno son las pelotas de texturas. Suelen gustar mucho a los niños pequeños. Si tu bebé esta en la etapa de arrastre y gateo puedes lanzarle estas pelotitas y que las recoja.

Pelotas de texturas para bebés

Motricidad Manual

Asimismo, la motricidad manual se desarrolla a una gran velocidad. Al tiempo del gateo, la pinza manual se inicia y es normal ver a un bebe recogiendo con sus deditos todo lo que se encuentra. Ofrecerles juguetes que les quepan en sus manos para que se los pasen de una mano a otra, los lancen o los exploren es ideal.

Bebé manipulando objetos

No temer que se lleven los juguetes a la boca, es una forma de explorar y reconocer las texturas. Por eso siempre es acertado dar a los bebés objetos aptos para ellos y que los utilicen como necesiten.

 

Sentadillas

A partir de los 10 meses podemos ofrecerle a nuestro bebé alguna barra o mesa de la casa o incluso nuestras propias manos para que haga sentadillas, con el fin de estimular las piernas y que gane tono para poder empezar a andar, pero nunca le daremos andadores o tacatás con ese fin.

 

 

Permanencia del objeto 

En esta edad están desarrollando la permanencia al objeto (seguir teniendo mentalmente presente un objeto que ya no esta físicamente) y esconder objetos debajo de gasitas o detrás del sillón para que luego el bebé los tenga que buscar es muy conveniente. Esto, además ayuda a poder desarrollar habilidades cognitivas posteriores.

 

Y además, no dejar de hacer todo aquello que se debe seguir haciendo con tu hijo a cualquier edad: pasar tiempo de calidad, abrazarle, darle afecto, cantarle canciones, ponerle música y hablarle mucho. Recordad que todo esto, además de fomentar el apego y el vínculo también es muy positivo para el desarrollo del lenguaje que comenzará. unos meses después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *