El juego: alimento para el cerebro.

El juego tienen una importancia enorme en la infancia, y no es casualidad que todos los niños, independientemente de la raza o cultura, jueguen.

 

El juego es un alimento para el cerebro a:

Nivel cognitivo: ayuda al pensamiento abstracto, a la creatividad y a la imaginación.

Nivel emocional: es una evasión y produce un disfrute enorme.

Nivel social: es el medio por el que comienzan a interactuar con otros niños, a intercambiar mensajes, a coordinarse, a llegar a los primeros acuerdos, también a las primeras disputas con las correspondientes “paces” y buscar soluciones a problemas.

Todo ello favorece a sus habilidades cognitivas, a su inteligencia emocional, a su regulación interna…por ello los niños necesitan TIEMPO DE JUEGO. Debemos tenerlo interiorizado como si de una asignatura extraescolar se tratara: LOS NIÑOS NECESITAN JUGAR.

Y además un juego individual o con otros niños. Aunque jugar con sus padres también es beneficioso (cuida el apego), el juego entre niños es libre, sin normas ni estándares (que nosotros ya tenemos muy instaurados).

Os damos algunos trucos para facilitar el juego:

Juguetes accesibles

Los juguetes deben estar a la altura de los niños, que puedan ser alcanzables, para que sean de fácil acceso. Estos espacios deben estar en su habitación. También podemos habilitar una zona en el salón de casa donde los niños guarden unos pocos juguetes. Es importante luego trasmitir el mensaje que lo que cojan para jugar debe ser guardado ya que el salón es de todos y debe estar ordenado.

Cuarto Infantil

Juguetes sencillos

Los niños no requieren de juguetes exagerados, que hagan de todo, robotizados y ultrasónicos (tampoco pasa nada si tienen un juguete así). Pero lo que debemos tener en cuenta es que los juguetes sencillos y digamos “simples” son los que promueven la creatividad.

Espacios de juego simbólico

El juego simbólico es el cual recrean una situación ficticia. Es el clásico jugar a las cocinitas, a los médicos, ir al supermercado…por eso, contar con algunos de estos juguetes es importante. Os dejamos un ejemplo de cocinita de madera.

Cocina de madera Waldorf

Espacios para la imaginación

Espacios llenos de magia, para que la imaginación vuele, que generen historias e inventen nuevos mundos. Os dejamos algunos ejemplos.

Cabaña para dentro de la habitación

Disfraces

Los disfraces ayudan a que los niños cambien de rol, actúen como si de otra persona se tratara. Disparan la observación, la sensibilidad y la empatía. Tener unos cuantos disfraces en casa, o mejor aún, crear nuestros propios disfraces debe ser una asignatura obligatoria.

 

Esperemos que estos trucos os sirvan y ya sabéis ¡A jugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *